Ir al contenido principal

Reseña: La cámara sangrienta

Angela Carter, 168 páginas, Sexto Piso   

Hace un par de meses fui a un centro comercial y como era de esperarse tenía en mente comprarme un libro. Mi hermanita y yo entramos a una tienda y fuimos directo a la sección de libros (que por fortuna esta a la entrada). Empecé revisar en los estantes para ver si estaba el libro que quería pero en los últimos estantes se encontraba otro libro que me había llamado la atención desde hace muchísimo tiempo, La Cámara Sangrienta de Angela Carter y tenía que comprarlo. Decidí que formaría parte de mis lecturas del maratón literario Guadalupe Reinas.

   
La Cámara Sangrienta es una colección de diez relatos explícitamente basados en cuentos de hadas, en especial, de Charles Perrault, pero también de Jeanne Marie Leprince de Beaumont, del folclore europeo, e incluso de la radionovela, con claras influencias de la narrativa del Marqués de Sade.

Su autora, Angela Carter, afirmó que se sentía impelida a escribir «cuentos góticos, cuentos crueles, cuentos de terror, narrativas fabulosas que tratan directamente del imaginario del inconsciente». Pero Carter no se limitó a versionar cuentos de hadas desde una nueva perspectiva, sino que los recreó por completo «al extraer el contenido latente de los cuentos tradicionales y usarlo como punto de partida de nuevas historias [...]; y el contenido latente es violentamente sexual».

 
Este libro es una antología de diez relatos reimaginados que originalmente fueron escritos por autores muy conocidos como Perrault, Poe, etc., y lo que lo hace diferente es que abarca el tema del feminismo dándole un giro de 180 grados a sus protagonistas femeninas, que en lugar de que sean las victimas se encargan de demostrar su fortaleza además de que la autora le agrega erotismo con tintes de horror logrando reformular los populares e inocentes cuentos de hadas bajo la inspiración de las historias del Marqués de Sade logrando de esta manera que la lectura se vuelva placentera.

A esta serie de cuentos los acompañan ilustraciones elaboradas por la ilustradora chilena Alejandra Acosta que desde un principio son hermosas pero que se vuelven inquietantes cargadas de erotismo, perversión, terror y sangre transformándose junto a las historias, en una lectura llena de una siniestra belleza oscura donde no existe la diferencia entre géneros, es decir, tanto el hombre como la mujer son objetos del deseo.

Angela Carter logra reescribir los roles de género indagando en la sexualidad mientras se envuelve en una atmósfera perturbadora y violenta donde en un principio la mujer frágil, inocente y virgen es vendida a un hombre rico y dominante para ser su objeto del deseo mientras es corrompida pero conforme avanza la lectura llega la metamorfosis de la historia: el hombre se transforma en un ser débil mientras que la mujer se impone logrando el establecimiento de nuevos roles y funciones para la mujer y la apertura de vías de escape donde se libera de la opresión y violencia sexual del hombre.

El libro es una metáfora de la lucha de las mujeres a causa del sufrimiento que tienen que pasar al ser oprimidas por la sociedad y el patriarcado, experimentando violencia, perversión y dolor lo que ocasiona que busquen un liberarse por si mismas, aunque a veces la destrucción sea su única salida. 

Mediante La Cámara Secreta, la pluma de Angela Carter nos ofrece una obra feminista muy bien construida para el disfrute de nuestros sentidos. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sei Shonagon: vida y obra

Hace un par de días decidí adentrarme en el universo de la literatura clásica japonesa de manera accidental, así fue como me topé con la desconocida autora del período Heian Sei Shōnagon cuya única obra memorable es El Libro de Almohada (The Pillow Book) que en realidad es su diario personal. Lo que me enoja es que existe muy poca información de esta escritora ―rumores y datos falsos en su mayoría― y prácticamente la tienen en el olvido, ustedes ya se imaginan la razón de ello. De no ser porque existe una película adaptada a su obra, no tendría ningún crédito en la actualidad. A pesar de este film tengo la impresión que la ayuda que dió a que sea reconocida es muy poca, puesto que jamás se ha vuelto a transmitir ni han intentado hacer que su obra tenga el reconocimiento que de verdad merece y no hay biografía alguna de ella.
Sei nació en el año 968. Es hija de Kiyohara no Motsuke, el poeta más famoso en la historia de Japón y lamentablemente no se sabe el nombre de su madre. Se desco…

Iniciativa: Autoras en el Mundo.

El año nuevo está apunto de iniciar al igual que las iniciativas literarias y como he pensado leer más autoras este 2018 justamente hace un par de días se me ocurrió la idea de una iniciativa: leer dos autoras de cada continente: América, Europa, Asía, Oceanía y África.  La iniciativa inicia el 1 de enero y terminará el 31 de diciembre de 2018, así tendremos todo un año para conocer y visualizar autoras de cada continente.
Si quieren publicar por Facebook, Goodreads, Twitter e Instagram sus avances pueden utilizar el hashtag #AutorasEnElMundo.
Agradezco a los votantes que me ayudaron a decidir el nombre para esta iniciativa.
¿Te animas a participar?

Reseña: Una habitación propia

Virginia Woolf, Austral, 160 páginas



En 1928 a Virginia Woolf le propusieron dar una serie de charlas sobre el tema de la mujer y la novela. Lejos de cualquier dogmatismo o presunción, planteó la cuestión desde un punto de vista realista, valiente y muy particular. Una pregunta: ¿Qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas? Una sola respuesta: independencia económica y personal, es decir, Una habitación propia.


Esta obra de Virginia Woolf es un ensayo y a su vez es uno de los libros más importantes del movimiento feminista en el siglo XX a nivel mundial. Es un relato verdaderamente apasionante, es la opinión de una de las escritoras más importantes de todos los tiempos en relación al feminismo a lo largo de la historia a partir del renacimiento hasta el siglo XX y desde un punto de vista literario. Virginia se preguntó que era lo que necesitaban las mujeres para convertirse en escritoras y llegó a la conclusión de que necesitan tener dinero y una habitación propia. 
Uno de lo…